Principal
Arriba

PÁGINAS OFICIALES de la Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder en su Tercera Caída y María Santísima de la Amargura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diseño y Realización

Pedro Alcántara Campos

 

 

 

Breve Historia

Comenzamos con el extracto de la Historia de la Cofradía publicada con motivo del XXV aniversario de Mª Stma. de la Amargura, en el libro conmemorativo de dicha efemérides:

      Nace nuestra Hermandad en el seno de otra gran cofradía veleña, de gran arraigo popular y escuela donde ini­cian sus primeros aprendizajes futu­ros cofrades; nos referimos a la popular cofradía de "LA POLLlNlCA".

Fue allá por los años cincuenta, cuando un grupo de amigos reunidos entorno a esa cátedra de artistas que fue el teatro del Carmen, y bajo la dirección de D. Juan Acosta Nadales (q.e.p.d.) organizan espectáculos folklóricos, con los que se reúnen los primeros fondos, para, por sugerencias del Arcipreste D. José Ariza, adquirir y procesionar la Imagen de Jesús en su Triunfal Entrada a Jerusalén. Sin duda, de todos, el que más huella ha dejado en el recuer­do veleño, fue la representación de La Pasión. Supuso tal éxito, que hubo de representarse en funciones de tarde y noche e incluso en distin­tos pueblos de nuestra comarca, como Torre del Mar, El Morche y otros.

Tras una fase inicial de consolidación y una vez completados todos los equipos de nazarenos, dalmásticas, enseres, etc.; se le encar­ga al mas veleño de los imagineros granadinos, D. Domingo Sánchez Mesa, la talla de la imagen de una Virgen de Gloria, con quien completar, en la tarde del Domingo de Ramos, el paso pro­cesional de Jesús en su Triunfal Entrada a Jerusalén.

       Fue Doña María García, (madre de Mario Vela), la primera camarera de Ntra. Sagrada Ti­tular. Desde su llegada a Vélez la recibió y alojó en su propio domicilio, confeccionó su primer ajuar eligiéndose el rojo para su manto. En 1975 seria homenajeada y reconocida su labor con placa conmemorativa.

      Aún tendría que transcurrir dos años para que Maria Amargura recorriera por vez primera nuestras calles veleñas, lo que tuvo lugar en la noche del Jueves Santo de 1968.

Se dedican todos los esfuerzos a la adqui­sición de un trono donde procesionar digna­mente a Ntra. Sagrada Titular, así como barras de palio, arbotantes, equipos de nazarenos, en­seres, etc. No faltos de imaginación, pero esca­sos de medios, se recurre a las cofradías mala­gueñas.

De la cofradía del Cristo del Amor y Virgen de la Caridad de nuestra capital, se recupera el antiguo trono de la Virgen, se restaura y se adapta a un chasis de ruedas, pues debido a la crisis que vivió nuestra Semana Santa en estos años, - cuando existía una verdadera escasez de hombres portadores de tronos -, y dado su gran volumen y peso, era prácticamente imposi­ble hacerla de otra forma.

policromados alusivos a la Pasión de Ntro. Señor Jesucristo. Hoy hemos de lamentar su total desaparición, quizás en algún anticuario existan algunas de estas cartelas expoliadas.

 Con todo y a medida que se iba enrique­ciendo este patrimonio, va tomando cada vez más fuerza la idea de procesionar a la Sra. de la Amargura en la noche del Jueves Santo, lo que finalmente se aprueba y tiene lugar en 1968, como ya antes hemos indicado.

 En 1969 se produce la fusión de esta nuestra Hermandad con la Real de Ntro. Padre Jesús de la Humildad y se rescata así del olvido temporal en la que había permanecido. Se recu­rre a los hombres del popular Barrio del Pilar, barrio del que desde el año anterior inicia su estación penitencial la Virgen de la Amargura, pues las dimensiones de su trono impedían su paso por la estrecha cuesta de la cárcel. Duran­te estos primeros años, su recorrido fue inverso al de los demás pasos, en la trayectoria de la calle Salvador Rueda hasta llegar a las cuatros esquinas.

    

Se funda esta cofradía en febrero de 1957 y data su aprobación de estatutos del 4 de Sep­tiembre de este mismo año.

Fueron fundadores, entre otros: D. Juan Acosta Nadales, D. Arturo Pérez Galindo, D. José Coronado Quintana (Pepe Orga), D. Anto­nio Guerra Taboada (Aoño Guerra), Pepe Luis Conde y sus hermanos Salvador y Antonio, D. Pedro Aljama, D. José y Manuel Cebrián, D. En­rique Atencia Portillo, D. Mariano Vela, D. Juan Cuenca Carrión, D. Juan Morales, y un largo etc.

Para los primeros desfiles procesionales, se le encargó al malagueño D. Pedro Pérez Hi­dalgo el diseño y talla de un trono en madera sobredorada, de estilo barroco y reducidas di­mensiones pues se iniciaba y terminaba el reco­rrido, en el interior de la Iglesia de las Claras, templo éste perteneciente a la Parroquia de Santa Maria, donde canónicamente está consti­tuida esta hermandad.

En la cuaresma del 1966 es bendecida con el nombre de María Stma. de la Amargura. Solemne Función religiosa que fue en el Templo de Ntra. Sra. de Gracia "Las Claras", siendo el oficiante D. Ignacio Mantilla de los Ríos y padri­nos de bendición D. José Acosta Nadales y su esposa Doña. María Palomo Rueda. Finalizado el acto toman posesión del cargo de Hermanos de la Cofradía D. Francisco García Díaz, D. José Luis Ruiz Lozano, D. Antonio Ruiz Núñez y D. Juan Santaolalla, y se les imponen el escudo de oro de la Hermandad. Desde este momento, Maria Stma. de la Amar­gura, recibió culto-en dicho Templo.

 

       En 1969 procedente de la Cofradía de las Penas, se adquirieron artísticos arbotantes que eran sostenidos por arcángeles. De la mis­ma hermandad malagueña son aquellas barras de estandartes y cetros con la característica águila bicéfala.

 Del antiguo trono en el que hizo su primer desfile procesional la Virgen de la Amargura, destacamos las barrocas volutas de las esqui­nas. Adosadas a los laterales figuraban cartelas con sobre relieves

En 1970 concretamente el 16 de Enero, se acuerda nombrar Hermano Mayor Honorario, al Excmo. Sr. D. Julio Salvador y Díaz de Benju­mea, (Ministro del Aire); firman dicho acta el Hermano Mayor D. Juan Acosta Nadales y el Secretario D. Salvador Conde Lobato.

       Para 1970 se prescinde del chasis de rue­das y se adapta el pesado trono a una mesa de varales. Lo atrevido de esta obra, determinarían el accidentado recorrido de este año, que no se pudo finalizar, debido a la ruptura de una pata de la mesa que continuamente se venia arras­trando, así como de los varales de la misma.

Toda suerte de desgracias recayeron so­bre nosotros, pues tendría que añadirse una tromba de agua que inmóvil e impotentemente tuvimos que soportar. Desfilaban con nosotros una banda de cornetas y tambores de Regula­res, procedentes de Melilla, y un piquete a caba­llo de la Guardia Civil de nuestra ciudad abría la procesión de Ntro. Padre Jesús de la Humildad.

      Fue también en 1970 que diferencias in­ternas acaecidas entre miembros destacados de ambas Hermandades, motivaron la desmembra­ción de dos cofradías emblemáticas fusionadas el año anterior.

El frustrado Desfile Procesional de 1970 marca el final de una primera etapa dentro del corto historial de esta cofradía.

Por un lado dimite el Hermano Mayor y toma las riendas de la misma D. Francisco Gar­cía Díaz (q.e.p.d.), quien, junto con su equipo en el que, en lugar destacado figuraba D. José Luis Ruiz Lozano (q.e.p.d.), se traza como objetivo adquirir un trono de alpaca cincelada y platea­da, lo que es algo novedoso en Vélez, y por otro y desde la sombra, el dimitido Juan Acosta Nadales, con la colaboración de D. Enrique Atencia, D. Arturo Pérez Galindo y otros, gestionaban la talla de un nuevo Cristo. En 1971 y 1972 carentes de ese ansiado Trono, permanecemos 2 años sin procesionar a Ntra. Sagrada Titular.

En 1973 de nuevo toma el testigo nuestro fundador quien junto con su inseparable amigo D. Arturo Pérez Galindo funden ideas y se im­ponen como objetivos inmediatos:

1. El diseño y acabado de un trono de plata cincelada así como las correspondientes barras del palio, para lo cual contactan con el orfebre cordobés D. Francisco Díaz Roncero.

2. En encargo al insigne D. Domingo Sán­chez Mesa, de la talla de un Cristo totalmente Caído y abatido por el peso de una Cruz de grandes dimensiones y que inspirado en otro que recibe culto en la Catedral de Santander, sería bendecido con el nombre de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder en su Tercera Caída.

3. La práctica y total renovación de equi­pos de nazarenos. En este punto cabe destacar la peculiaridad de estos, pues constaba de una única túnica blanca con dos capas y dos capiro­tes uno rosa y otro rojo, con quién el mismo nazareno lo hacía en la tarde del Domingo de Ra­mos con la Pollinica y en la noche del Jueves Santo con la Virgen de La Amargura.

En la tarde del Lunes Santo de 1973 La Imagen de Ntro. Sagrado Titular es bendecida en el Templo de San Juan Bautista. Actuaron como padrino de ceremonia el Teniente General D. Julio Salvador Díaz Benjumea y Sra., por en­tonces Ministro del Aire, quien le impone su fa­jín a Ntra. Sagrada Titular, María Stma. de la Amargura.

Fue también en la noche del Jueves Santo de 1973 cuando a hombros de sus hijos, los hombres del barrio que la acoge, con renovada ilusión, recorre las calles de nuestra ciudad y lo hace estrenando un magnífico trono de plata cincelada, de estilo barroco y donde destaca en el frontal del mismo una capilla que aloja la re­producción de Ntra. Patrona La Virgen de Los Remedios. Adosados a los laterales y entre co­lumnatas, figuran unas cartelas que enmarcan el busto de cada uno de los Apóstoles. Las volutas de las esquinas quieren recordar su primitivo trono.

Las espinosas relaciones existentes entre Junta de Gobierno y el clero local, - muy parti­cularmente con el consiliario de la misma D. Juan Ruiz, a su vez párroco de Santa María-, que aducía mil objeciones por las que la nueva Imagen del Cristo de Las Tres Caídas no podía recibir culto en el mismo templo donde ya lo re­cibía su Madre, - La Virgen de la Amargura -, determinaron que desde su bendición y exilia­dos en la recoleta Capilla del Hospital de San Juan de Dios, bajo el celoso cuidado de las Her­manas de la Virgen María del Monte Carmelo, se expusieran a veneración y culto.

       EI 4 de noviembre de 1984, se bendice la nueva capilla, diseñada por el arquitecto D. Mar­tín J. Ballesta. Es de estilo neoclásico y situada al fondo de la nave central, llama poderosamen­te la atención, la artística reja de forja y el escu­do de la Real Cofradía situado en un plano su­perior.

En 1973, para esa primera estación peni­tencial de Jesús del Gran Poder, (como anécdo­ta diremos que fue en la noche de un Viernes Santo), se elige y adapta, un pequeño y sencillo trono, pero a su vez muy importante en nuestra Semana de Pasión, pues con anterioridad portó al Stmo. Cristo de Estudiantes, Jesús de Medi­naceli, María Magdalena y a Cristo Resucitado; nos referimos, como no, ¡al antiguo trono de "La Pollinica”!. Se le incorpora en las esquinas 4 faroles del Cristo de los Vigías y sus tallas son remozadas con la humilde purpurina. Los nazarenos lucen túnicas y capirotes mora­dos con capas blancas y cual cirineos, portan sobrias cruces de caoba.

       En 1975, se completa el conjunto artístico del trono de la Stma. Virgen de la Amargura, con 4 grandiosos arbotantes y peana, realizados en los talleres cordobeses de Díaz Roncero. Son también obras de este autor, la sesión de mazas y bocinas. 

En este año y como medida de presión sobre el párroco de Santa María, que obstinada­mente se oponía a dar cobijo en el interior del Templo, a nuestros Sagrados Titulares, no se efectuaría estación Penitencial.

En esta etapa, la existencia de dos co­rrientes en el seno de la propia hermandad, unos, partidarios de la idea originaria, que nació en el cincuenta y siete; y otros, incorporados re­cientemente, que poco o casi nada les motiva el procesionar a Jesús en su Triunfal Entrada a Jerusalén, conduce al reparto del patrimonio y segregación de ambas cofradías.

 En 1976 y teniéndose muy en cuenta las consideraciones que a tal respecto estimó el au­tor de la obra, el desaparecido D. Domingo Sán­chez Mesa, se diseña y realiza por el maestro orfebre D. Francisco Díaz Roncero, un trono de singulares características, que permita con todo lujo de detalles, contemplar esta imagen desde la calle.

Consta de un primer cuerpo, - no muy alto -, sobre el que descansa otro a forma de tronco de pirámide coronado por una peana que sos­tiene al Cristo Caído. El conjunto se completa en 1977 con 4 artísticos faroles, que irradian a tra­vés de unos cristales morados una tenue luz. Desde 1976 Antonio Ruiz Núñez es su capataz.

El cartel Oficial anunciador de Ntra. Sema­na Mayor del año 1976, representa un primer plano de Ntro. Sagrado Titular, obra de D. Pedro Aljama, hermano fundador de esta Hermandad.

El 17 de febrero de 1977 muere D. Juan Acosta Nadales y asume la responsabilidad del cargo de Hermano Mayor D. Arturo Pérez Galin­do. Con anterioridad a tal luctuoso aconteci­miento, recibió un emotivo homenaje por los miembros de su Junta de Gobierno quienes le entregan una placa conmemorativa y le nom­bran a perpetuidad, Hermano Mayor.

EI 4 de Abril de 1977, el Excmo. Ayunta­miento, como homenaje justo de reconocimien­to y gratitud a los méritos contraídos y a la fruc­tífera labor desarrollada al frente de las Cofra­días Veleñas, acordó por aprobación unánime de la Corporación Municipal, como "Cofrade Juan Acosta Nadales", la calle que naciendo en la Plaza de San Juan de Dios desemboca en la calle Pozos Dulces de nuestra ciudad. Arturo, continua la obra ya emprendida y enriquece nuestro patrimonio con la adquisición de las cabezas de varales, ánforas del trono de la Virgen. Saya en tisú, obra de D. Juan Rosén, e inicia la total renovación de los equipos de na­zarenos.

       En 1988 en reconocimiento a su labor cofrade de toda una vida, Arturo Pérez, es nombrado primer cofrade del año por la Cadena de Radio de fusión Ser Axarquía. A partir de 1981, propo­ne para su sucesión a D. Antonio Ruiz Núñez, que acepta dicha encomienda y se aprueba su elección por aclamación.

       Se hace realidad ese anhelo de todo co­frade que es poseer una Casa Hermandad, ob­jetivo prioritario de la renovada Junta de Gobier­no y donde se expone a forma de museo, nues­tro cuidado patrimonio.

El 14 de Mayo de 1982 SSMM los Reyes de Es­paña D. Juan Carlos y Doña. Sofía aceptan ser nombrados Hermanos Mayores Honorarios Perpetuos y nos conceden el título de Real Cofra­día.

 El 1 de Septiembre de 1982, son aproba­dos los nuevos Estatutos y en ellos se recoge e instituye el año 1968 (año del primer Desfile Pro­cesional), como el fundacional de nuestra Her­mandad.

 En 1983, la Virgen del manto rojo, estrena otro bordado en tisú, así como palio y bambali­nas. Fue fruto de una labor callada y tenaz de un grupo de camareras: Doña Dolores Bellido, Doña Rosina Muñoz, Doña Amalia Ortega, Doña Trinidad Toledo, Doña Dolores Domínguez y Doña Dolores Moreno. Los dibujos de estos bor­dados fueron de D. Alfonso Aranda y D. José Ruiz Núñez y participó muy considerablemente el bordador veleño D. Antonio Ruiz Carmona. En el centro del palio figura el óleo de una Inmacu­lada pintada por D. Salvador Vega.

Del orfebre sevillano D. Manuel de los Ríos, son la casi totalidad de enseres de que se carecían, como son: cruz guía, faroles, SPQR, ciriales, cetros, barras de estandartes y candele­ría del trono de la Virgen.

 En 1984 se bordan por este mismo equipo de camareras, los estandartes mayores, cuyas pinturas son del genial artista y hermano de la Cofradía, Juan Jurado Larca (q.e.p.d.). También se estrena el Guión.

 Una nueva corona, obra también de D. Manuel de los Ríos, cincelada en plata y sobre­dorada, de exquisito diseño, ilumina este año a Ntra. Sagrada Titular. Lorca sentía por su Cristo de mirada escalofriante y su Virgen de serena Amargura, le inspira la creación de nuestro Vía Crucis que ve la luz en 1985.

 Como instituciones, son nombrados Her­manos Mayores Honorarios la 1.a Compañía de la Guardia Civil - Vélez-Málaga - perteneciente a la 251 Comandancia de Málaga; y el Escua­drón de la Comandancia Móvil de la Guardia Ci­vil de Valdemoro, al cual, el 4 de Abril de 1985, se le hizo entrega de un banderín bordado en oro fino.

 En 1987 se celebra por primera vez la Fes­tividad de María Stma. de la Amargura, el primer sábado de Febrero más próximo al día 2, Festi­vidad de la Purificación de la Virgen (La Cande­laria). Con anterioridad en el mes de Noviembre se ve­nia celebrando la Onomástica de Ntro. Titular, coincidiendo ésta con la Festividad de Cristo Rey, así como Solemnes Cultos Cuaresmales, Triduo los días Viernes de Dolores, Sábado y Domingo de Ramos.

       El 18 de Marzo del 1989 recibió Antonio Ruiz Núñez, un cariñoso homenaje, en conside­ración a su labor desempeñada en favor de nuestra Real Cofradía y se le entregó placa de plata conmemorativa de dicho acto. Pasada la Semana Santa de 1990, se convocó Cabildo de elecciones, resultando elegido como Hermano Mayor D. Juan Acosta Díaz.

       Se incorpora sabia nueva a la Junta de Gobierno, que emprende la restauración del patrimonio, deteriorado con el paso de los años. Los trabajos de restauración se le encomiendan al orfebre cordobés, afincado en Málaga, D. Cristóbal Martos.

       En 1992 se restauran los arbotantes, incorporándoseles nuevos ornamentos. En 1993 se restaura el trono de la Virgen y es digno destacar la nueva policromía de las cabezas de los Apóstoles, así como de la reproducción de la Virgen de los Remedios.

Le corresponderá a esta Junta de Gobier­no, el afrontar la celebración en 1993 del XXV Aniversario Fundacional de Ntra. Cofradía, Bodas de Plata de María Stma. de la Amargura, con importantes actos religiosos y culturales, al efecto, programados.

Se celebró de forma esplendorosa el XXV Aniversario de Mª Sª de la Amargura, del que fue pregonero nuestro hermano Salvador Conde, en un acto entrañable en el mejor de los marcos: El claustro del Hospital San Juan de Dios. Estuvieron en el mismo el entonces Presidente de la Agrupación de Cofradías, D. Carlos Enrique López Navarro, q.e.p.d., el ilustre pintor veleño Francisco Hernández, el fotógrafo D. Pedro Aljama, autor del cartel conmemorativo, y la hermana directora de la Residencia de Ancianos, administrada todavía por las monjas.

Vendría después, en 1997, la conmemoración del XXV Aniversario de la primera salida procesional de Ntro. Padre Jesús del Gran Poder en su Tercera Caída. Pregonado, de nuevo, por nuestro hermano, co-fundador de la Cofradía, D. Salvador Conde Lobato. En esta ocasión, tuvieron lugar actos magníficos, de los que tuvo el Honor de dirigir y presidir, nuestro entonces Hermano Mayor, D. Juan B. Acosta Díaz, arropado por su Junta de Gobierno.

En los últimos años, se ha seguido incrementando el Patrimonio de la Cofradía: Se restauró el Trono del Gran Poder, que se completó con 4 angelitos pasionistas situados a las cuatro esquinas escoltando a Cristo Caído, dando un conjunto de enorme belleza que se pasea por las calles veleñas. El Trono de la Virgen se remodeló con nuevas ánforas laterales, obra de los talleres de Ramón León Peñuela, cinceladas a mano, para culminarlo con la nueva candelería repujada y cincelada a mano por el mismo autor. Noventa candelabros para iluminar el Rostro de la Madre. Éste ha sido el proyecto más importante llevado a cabo por la actual Junta de Gobierno, dirigida por nuestro Hermano Mayor, David Sarmiento, que tomó la arriesgada decisión en 2002 de ponerle 8 varales al Trono de la Reina del Barrio del Pilar, una decisión mirada con recelo por los cofrades veleños y llevada a cabo con valor por los hermanos de la Cofradía, que culminó en el esplendoroso desfile procesional del Jueves Santo de dicho año.

 

(Nuestra gratitud a Foto Aljama por su siempre desinteresada colaboración con ésta, su Cofradía, desde siempre)

 

[...]

Principal Arriba

E-mail: hermanos@granpoderyamargura.com